lunes, 21 de mayo de 2018

LA FACHADA DEL BORGO SAN DONNINO (FIDENZA) parte 3 y final.

LA PORTADA PRINCIPAL


Para apoyar nuestra propuesta del uso de esta gran portada como escenario de procesos y juicios por desviaciones de la fé bajo el imperio germánico, debemos usar una nota extraída de la tesis de Elliott “Regnum et sacerdotium in Alsatian Romanesque Sculpture” de 2005. En ella se comenta la insistencia tanto aquí como en Parma y Basilea en dotar de mensaje de justicia y caridad en sus portadas.(pg.229): “ De acuerdo con Dorothy Glass este nuevo énfasis en que los laicos se comporten correctamente y mantengan la ley fue incorporado en los dos portales de Benedetto Antelami en el Batisterio de Parma y en la catedral de Fidenza…En Fidenza, Glass ve la idea de juicio de manera sutil, pero presente en la filacteria de David y en la figura de Ezequiel en el nicho derecho de la puerta central. El principal énfasis de la escultura en Fidenza, no obstante, está en los diez Mandamientos del Antiguo Testamento y su cumplimiento  en las Bienaventuranzas de Cristo, según Mateo 5, 3-12 representadas en lo alto del arco del porche” como veremos a continuación…”Glass –sigue Elliott-mantiene que este nuevo énfasis indicando conductas fue un completo cambio de foco en los portales del norte de Italia por Nicolaus desde el principio de siglo XII”. Era una escultura “retrospectiva, historiográfica y triunfal”.
Puerta principal de Fidenza, de la wikivisually.com ya que una vez más no hicimos foto de conjunto

Pero antes de ver este pórtico principal, podemos pararnos en un detalle en el que nadie ha reparado (ni mis “guías” fotográficos  tienen la imagen)  y tan sólo la lectura de dos grandes estudiosos a los que vamos a seguir, nos permite conocer. Se trata de la única inscripción no identificada de todas las 52 que tiene la catedral, vista por los grandes estudiosos, y resumida por Claudio Saporetti al final de su artículo “Problemi di scultura romanica a Fidenza”. También De Francovich (nuestros dos guias literarios) opina sobre su sentido e incluso Kingsley Porter, casi todos ellos buscando relación geográfica, como indicador de camino o distancia a la manera que lo hace en lo alto la figura de San Simón, pero –resumiendo- aparte de la complejidad por las letras faltantes, nos parece más sensata la opinión de Saporetti.

 La inscripción está situada al lado izquierdo de la puerta derecha, la que tiene en el dintel la dextera. Tras el capitel corintio que remata la columna soportada por un telamón caprino (al parecer el más antiguo y original, ya que el pendant sería una copia posterior, según Quintavalle) aparece incrustada la cara de un capitel en cuyo cimacio figura la inscripción, que reproducimos de la mano de De Francovich y en foto de la web www.duepasinelmistero.com
La inscripción aparece tras el capitel de la izquierda, en el cimacio de otro capitel en el muro

Saporetti señala que no tiene sentido que para leer ese posible “indicador” sea preciso subir sobre el caprino de la columna cuando este tipo de avisos ha de estar fácilmente visible. Aparte de que esa inscripción pudiera figurar ahí en un primitivo templo antes de hacerse todo el aparato arquitectónico de la fachada y ser más visible entonces,  el reducido tamaño y su discreta ubicación hacen proponer al estudioso que aluda a un recordatorio de las etapas de construcción, como un : (Ego) ROME (us) (MA) RM (ora) o(S)TI (i) DONINI TVLI = (Yo, Romeo, he traído las piedras del portal de San Donnino) y no un mensaje como los que abundan en la fachada.
Junto a la firma a la izquierda, el frente con la inscripción.
Abajo a la izquierda está lainscripción
Vemos el detalle y el lugar de la inscripción bajo la figura del grifo capturando al ciervo.

En su monumental obra “Benedetto Antelami.Architetto e Scultore é l’Arte del suo Tempo” Geza De Francovich analiza este templo a partir de la pagina 317.
Veremos, por tanto y como final, el análisis de la puerta principal, lugar donde pensamos se realizaran los juicios o procesos probablemente por desvíos de doctrina o herejías, por la iconografía que lo acompaña. 
De una gran esbeltez, su friso principal narra el martirio de San Donnino, que precisamente murió por negarse a adorar ídolos paganos, es decir, por permanecer fiel a la fe verdadera, cuestiones que pudieran haberse juzgado en ese lugar.
Vamos a recorrer su abundante y significativa iconografía de la mano de de Francovich.

Parte superior de la portada central con Cristo Juez y los profetas y apóstoles enmarcando el paso

Pero en este caso vamos a repasar la iconografía de arriba hacia abajo, porque arriba vemos el sentido más proclamado de la portada. 
Coronando ésta, más alta que ninguna otra figura de la fachada, aparece Cristo Juez sentado en un trono, con un ángel volando a cada lado con las manos juntas en adoración. La leyenda de su cartela nos explica su sentido: En su izquierda (nuestra derecha) dice BEATI/PAVPE/RES SPIRI/TU, es decir, “Bienaventurados los pobres de espíritu” (Mat.5,3) que es la primera y básica bienaventuranza, en la que se ofrece el reino de los cielos a los más pobres. En su derecha (nuestra izquierda) dice AV/DI ISRI MAN/DA/TA VITA, es decir, “Escucha Israel los mandamientos de la vida” (Baruch 3,9) que forma parte del clamor a Dios del pueblo judío en el destierro (clamor en el que, por cierto, se vuelve a recordar la existencia de gigantes en el pasado israelí (versic.26).
Cristo con las cartelas alusivas a Mandamientos (a nuestra izqda.) y a Bienaventuranzas (dcha.)El primer a la izda.Moisés

El arco que enmarca el protiro bajo la figura majestuosa de Cristo que acabamos de ver, desarrolla en su curva una serie de figuras que en su lado derecho (bajo los mandamientos) la forman seis profetas del Antiguo Testamento separados por bases decoradas, portando cartelas con mandamientos de la Ley de Dios. Llevan el pileus cornutus y largas barbas. El pendant lo forman seis apóstoles nimbados con cartelas alusivas a las bienaventuranzas de Cristo. Se expresa, por tanto, la vieja Ley (mandamientos, prohibiciones) y la nueva (Bienaventuranzas, caridad).
El primero de los hebreos por arriba es Moisés, reconocible por los dos cuernos en la frente, alusivos a la luz divina DILI/GES/D (OMI) N (V) M “Amarás al Señor” (Dt.6,5). Primer Mandamiento de la Ley mosaica.

Tras una ménsula con palmas, otro profeta proclama NON/OCCI/DES “No matarás (Ex.20,13) que pese a ser el quinto mandamiento se la da especial relieve en este lugar de juicios (a nuestro modo de ver).
Tras una ménsula con hojas de acanto figura otro profeta que dice NON/M (O) E/CABE (RIS) “no fornicarás” (ex.20.14) que es el sexto.
Profetas del A.T. mostrando filacterias con los Mandamientos (foto Julianna Lees)

Tras una ménsula con una cabeza de león, vemos un nuevo mandamiento “punible”: el profeta anuncia: NON/FVR/TVM/FACIES “no robarás” (Ex.20,15) que es el séptimo mandamiento.
Tras la ménsula vegetal sigue un nuevo profeta NON/CON/CVPI/SCES “no desearás” (Ex. 20,17) que es el noveno mandamiento.
Y el más bajo muestra la inscripción NON/A (B) SV/MES/NOME/N (DOMINI) DE (I) “no usarás el nombre de Dios” (Ex.20,7), segundo mandamiento.
 
Los dos profetas sin cartela en actitud orante. Abajo, Abraham (Foto Julianna Lees).
Cerca de éste, pero en el interior del gran protiro aparecen otros dos profetas  con las manos juntas en señal de plegaria caminando hacia el exterior y sin cartela. Pudiera aludir a los profetas menores, aunque hay que cuestionarse si  la presencia de Moisés es sólo como receptor de las Tablas y no como profeta.
El otro lado del gran arco, bajo la cartela con la bienaventuranza que porta Cristo, le siguen una serie de apóstoles, algunos no identificados
El primero es Pedro con las llaves y la inscripción BEATI/MUNDO “Bienaventurados los puros” (Mt. 5,8). Sexta bienaventuranza.
Tras la ménsula, otro apóstol : BEA/TI MI/TES “Bienaventurados los mansos (Mt.5,4), segunda bienaventuranza.
Le sigue el apóstol que proclama BEA/TI MI/SERI (CORDES) “Bienaventurados los misericordiosos (Mt.5,7) es la quinta bienaventuranza.
El siguiente anuncia BEATI/Q(VI) LV/GENT “Bienaventurados los que lloran (Mt.5,5), es la tercera.
Arriba San Juan, a la izqda.Santo Tomás con la cruz.(foto Renzo Dionigi)

Tras la ménsula vegetal, otro apóstol dice BEATI/PACI/FICI “Bienaventurados los pacíficos (Mt. 5,9), la sexta. Destaca el personaje sin barba, que sugiere a San Juan Evangelista.
Termina con otro : BEATI/Q (VI) N (VN)C/ESVRI/TIS “bienaventurados los que tienen hambre” (y sed de justicia) (Lc.6,21) (Mt.5,6), la cuarta bienaventuranza.
Como pendant a la pareja de hebreos del lado derecho del protiro, aparece aquí un único apóstol mirando al exterior con una cruz en la mano y una filacteria enrollada, al que se le ha querido identificar con Santo Tomás.
Vista de la ubicación del relieve del seno de Abraham sobre el capitel de María Virgen

Si seguimos bajando por nuestra izquierda, tras los mandamientos mostrados por los profetas hebreos, aparece una talla en color rosado con la figura de Abraham (seguimos con el A.T.) acogiendo en su seno las almas de los justos antes de la venida de Cristo. Sin embargo, el pendant no muestra algo relacionado con el Nuevo Testamento, que parece correspondería por los Apóstoles que lo sobrevuelan, sino la escena del sufrimiento de Job: SCS VIR JOP (Una opinión ve en la caja que cierra el diablo una relación con la casa destruida por el diablo, como el capitel de Pamplona).
Relieve con el diablo acosando a Job apoyado sobre el capitel de los evangelistas tetramorfos

 Es evidente que la figura de Job es modelo de paciencia y sometimiento a los ignorados designios divinos, y así lo entiende De Francovich como mensaje a los fieles y peregrinos pero no podemos dejar de pensar en los posibles ciudadanos juzgados ante esa puerta que pudieran sentirse injustamente condenados, a los que se sugeriría a Job como ejemplo. La injusticia es cosa del diablo.
Damos un paso más había abajo y nos encontramos con los capiteles que soportan todo ese montaje superior. Se trata de la Presentación de María en el Templo y la Anunciación (ésta última que hemos de ver gracias a los amigos de la web medioevo.org.)

En el frente, María enmarcada entre columnas con arco, con una flor en su mano derecha y un objeto redondo no identificable(¿un óbolo?) en la izquierda. La inscripción: SCTA MARIA. La Virgen (dice De Francovich) se dirige hacia la derecha donde vemos a Isabel de pie, que lleva en la mano una madeja de lana (los apócrifos hablan de que las vírgenes del templo tejían y concretamente María lo hizo con el velo del Templo). Inscripción: ELIZABET.
“Sigue una joven de larga trenza que le cae sobre el pecho y que pone las manos sobre la espalda de otra joven, cuya cabeza se apoya en las rodillas de la primera. Son las vírgenes del templo, como aclara la inscripción del arco: VIRGINES. Cierra esta escena la figura en pie del sacerdote,, en el ángulo del capitel vuelto hacia la puerta, descrito así: MAG (ISTER) TEMPLI.” Sorprende esta composición –comentamos- de la Presentación de María al Templo, que habitualmente (y no conocemos en el románico) representa a una niña de pocos años  ante las escaleras del Templo con pasos titubeantes despedida por sus padres,  y menos con la presencia de Isabel como vestal. También extraña la figura del Magister, que no es la esperada en ese acto, ya que parece el retrato “moderno” de la época, de un varón con entradas y sin barba. Cierto es que bendice y parece llevar estola, lo que nos sugiere se trate del comitente o ideólogo del programa iconográfico o un guiño discreto para identificar al sacerdote del gineceo.

Aquí si encaja la relación con el tránsito del A.T. hacia el Nuevo, ya que la presencia de la familia y compañeras de María se completa con la Anunciación en la cara interna, en la que el arcángel Gabriel (en el arco GABRIHEL) vuelve la cabeza hacia la Virgen en pie, que tiene una bola de lana en la derecha y una madeja en la izquierda. En el arco SCA MARIA. Quizás este capitel pudiera haber servido de apoyo al dogma de la virginidad de María que se cuestionara en alguna de las herejías juzgadas bajo la portada.

Gabriel anunciando a María (foto www.medioevo.org)

  El capitel a nuestra derecha, el pendant, representa a los cuatro evangelistas de un modo que se aproxima al gótico: todos tienen cabeza humana pero con el cuerpo del animal que les simboliza. Los títulos: LIBER/ (G) ENE/ (R)AC I/ ONIS (Mateo 1,1); V (O) / X / CLA/MAN (TIS) (Marcos 1,3); IN/PRI/N.CI/PIO (Juan, 1,1) y FUIT/IN DI/EBVS (Lucas, 1,5).








Evangelista san Marcos (foto www.Medioevo.org)
 Comenta De Francovich que esta imponente configuración de la entrada principal del templo “simboliza la entrada al Paraíso, abierto, como la puerta de la iglesia, a los creyentes que, puros de pensamiento, han observado fielmente los preceptos del Antiguo y del Nuevo Testamento promulgados por Dios”. Su estudio contempla múltiples puntos de vista de otros estudiosos y las también variadas relaciones de la escultura con templos como Saint Gilles de Gard, en el que parece inspirarse.


Pero debemos terminar de identificar los restantes relieves de este pórtico central. Y seguimos a De Francovich, con alguna nota del Museo.

En el arquitrabe y en las ménsulas se narra la vida legendaria de San Donnino, ocupando todo el frente y los lados de lo alto de la portada, incluyendo episodios hoy olvidados. Si se aleja uno un poco de la fachada, podrá ver que los episodios de Donnino colocando la corona sobre la cabeza de Maximiano y la propuesta de dedicarse a Dios que aparecen en el muro anterior, se continúa ahora en el portal, siguiendo una narración lineal –por tanto, están bien colocados- que culmina al otro lado de la puerta en el muro que ya hemos visto a la derecha con el milagro del puente derrumbado y la embarazada salvada milagrosamente. Se ha hilvanado la historia del santo apoyada en las tres partes de la fachada.
Friso lateral izquierdo que continúa la vita de San Donnino comenzada al otro lado.La huída del Santo y sus compañeros

 Por tanto, ahora se presenta en el primer tramo a la izquierda la imagen soberana (se tira de las barbas y cruza las piernas) del emperador Maximiano coronado y con orbe, destacado bajo un arco, al que acompaña el armiger sosteniendo la espada con las manos veladas. Le sigue una procesión de personajes que huyen por la espesura del monte, siendo primero, porque lo dice la inscripción y por su nimbo especial, San Donnino que huye de las órdenes imperiales que por razones políticas les obligaba a adorar dioses paganos germánicos. También el emperador tiene encima el letrero identificativo: MAXIMIAN IPR (Maximiano emperador). El momento, según la ficha del museo, representa la condena a muerte del santo y sus compañeros (no sé si tendrá algún significado que sean siete). San Donnino se dirige hacia Roma y será en Fidenza donde es alcanzado y martirizado.
Dintel que prosigue la leyenda del santo con su captura , ejecución y comienzo del milagro
Ocupando el dintel se inicia la escena de la persecución del santo por dos esbirros con cota de malla y a caballo con la espada desenvainada; salen de una ciudad en la que hay cabezas asomando de una torre. Uno de los estudios ha identificado los posibles lugares narrados a partir de esas arquitecturas. La inscripción sobre los jinetes: MISSI. MAXIMLANI IPERATORIS San Donnino nimbado cabalga portando una cruz y va a entrar en otra ciudad con dos cúpulas en donde también asoman cabezas. La inscripción: S.DOMNI.NUS. De nuevo se repiten los esbirros, pero ahora uno de ellos a pié esgrime la espada mientras el santo ha perdido la cabeza del tajazo. El texto: S.DOM.NINUS. La escena enmarcada en arcos, muestra una trabajada columna tras el verdugo y una planta acuática, la Typha augustifolia, que identifica el rio Stirone separa a ambos personajes. La inscripción identifica la ciudad: CLVLTAS.PLACENCLA. El mártir con las manos juntas aparece junto a un ara en el que se enmarca su cabeza recién cortada, mientras dos ángeles elevan su alma –representada aquí como la misma cabeza, pero curiosamente sin barba, aludiendo a las figuras de las almas como infantiles- con la leyenda ANI MA MAR.TIRIS DEFERT (IN CELUM) culminando la escena con el milagro que lo hizo célebre al aparecer a la orilla del río portando su propia cabeza en un plato. S.DOM NI NUS.  “Según la leyenda –dice De Francovich- el santo fugitivo fue capturado en el rio Stirone, a medio camino entre Piacenza y Parma y decapitado”. Inscrito encima SISTER (IONIS) que identifica al río. 
Lateral derecho del relato con los milagros. Al otro lado del muro, aún puede encontrarse otro milagro, el de la embarazada.
El último panel de la derecha tiene como protagonista a los árboles enmarcando los milagros doninianos. En una primera escena el santo aparece como se le encontró, yaciendo con su cabeza sobre el pecho entre las manos rodeado de árboles, (leyenda: HIC JACET CORPVS MARTIRIS), seguido sin separación, del milagro del peregrino enfermo que recuperó su caballo por intercesión del santo, milagro que ya figuraba sobre la portada izquierda. Seguramente la especial fama del episodio, adecuada a los peregrinos, obligó a repetirlo, ahora con más detalle, como las bridas amarradas al árbol tras el peregrino enfermo que introduce su cabeza en el santuario del mártir.
Detalle del milagro del peregrino enfermo que recupera milagrosamente su caballo

 Un nuevo árbol –ahora con las ramas cerradas- separa la escena final en la que el peregrino recupera su cabalgadura soltando las riendas del arbusto en el que lo había amarrado el ladrón. La leyenda: HIC SANATUR EGRO.TUS. El afectuoso abrazo a la cabeza del animal transmite la alegría que le produjo el sencillo milagro. La leyenda: HIC RESTITVITVR EQVS.  Para De Francovich, este personaje es el ladrón que intenta sujetar al caballo para que no vuelva a su dueño, para lo que se sirve de la estaca tras el animal con el fin de hacer fuerza para impedirlo, mientras impide que camine el animal. Quizás es que a nosotros no nos gusta que el ladrón tenga papel en estas imágenes.
--------
Terminamos esta laboriosa visita a San Donnino con un recuerdo emocionado para un sabio amigo que nos ha aconsejado y orientado en muchos de estos trabajos. Hoy 21 de Mayo ha vuelto a la tierra de donde todos venimos, pero siempre nos quedará su asombroso saber y generosidad sin límites. Descanse en paz Juan Ramón Ugarte, mi maestro. 

                                 

jueves, 3 de mayo de 2018

LA FACHADA DEL BORGO SAN DONNINO (FIDENZA) Parte II


La portada a la derecha
Una vez vista la parte de la fachada a la izquierda de la puerta principal, según la contemplamos, nos vamos a dirigir al lado derecho de dicha puerta principal, ya que a ésta la dejaremos para el final.

Lo primero que notaremos es que, así como la mirada de David y los peregrinos y el ángel-guía en el panel izquierdo se dirigen a la derecha, es decir, a la portada principal, en éste otro paño también se dirigen hacia la principal, es decir, hacia nuestra izquierda. Todo confluye hacia la entrada de la catedral.
El paño de muro está limitada por su columna, como al otro lado, pero en este caso su capitel no tiene relato bíblico ni está rematada por figura alguna. De hecho, se observa la falta de placas en el muro.
Paño de muro a nuestra derecha de la puerta central con relieves de Antelami

La iconografía desde abajo nos muestra otra monumental escultura, en este caso del profeta Ezequiel, quien porta su cartela con la alternativa ofrecida por su pendant, el rey David: “Ezechiel Propheta; vidi portam in domo Domini clausam” alusiva a un texto del profeta en el que contempla cerrada la casa del Señor (Ez.44.1-2). Recordemos que en el pendant, David anuncia, por lo contrario, que “el Señor abre sus puertas a los justos”. El profeta, como San José en la Adoración, se cubre con el típico gorro judío.



Profeta Ezequiel con su cartel
Encima de esta hornacina, a ambos lados de la inscripción, tenemos los equivalentes de los personajes que hemos visto en el simétrico del muro junto a la puerta izquierda; el ángel que señala el camino a los peregrinos; en esta ocasión hacia la izquierda, es decir, como si volvieran a casa tras su viaje. La neta diferencia de ropaje con el otro trío ha permitido hacer un largo estudio a Yoshie Kojima sobre su indumentaria, relaciones, posibles identificaciones, etc., que logramos gracias a la amabilidad del doctor Olañeta: “Sulla raffigurazione di due Famiglie nel Duomo di Fidenza”.

Tras su lectura creo que se debe modificar el fácil sentido de lectura que dábamos a estas figuras: unos iban (caminan hacia nuestra derecha) y otros venían (hacia la izquierda) de la peregrinación a Roma. Realmente, como veremos al leer su trabajo, Kojima propone que a donde se dirigen es hacia la puerta principal del templo, a donde incluso Rey y Profeta dirigen sus miradas, como también lo hacen los leones estilóforos a ambos lados, ya que no van de peregrinación (no llevan equipaje) sino de romería a la fiesta de San Donnino, como luego veremos.
Volviendo al ángel-guía, el Museo propone que sea éste el arcángel Rafael, ya que lleva el bordón del peregrino mientras el pendant  llevaba una vara corta, lo que les induce a proponerlo como el arcángel Gabriel. Nada que oponer.
Familia campesina de romería a San Donnino

Resaltan también aquí las dos placas apotropaicas similares al pendant, en este caso un centauro que asaetea a un ciervo y una arpía, siempre con la mirada vuelta hacia el objeto de su protección.

Vamos a detenernos un poco en el citado trabajo de Kojima sobre los romeros.
Comenta la investigadora japonesa que los usuarios medievales del santuario serían no sólo los peregrinos sino también los ciudadanos. Dice que la lectura de ambos grupos familiares, que se distinguen claramente por la riqueza de unos y la pobreza de otros, no sería alusión a la variedad de peregrinos, sino a las distintas clases sociales, tan diferenciadas que hasta en las celebraciones y procesiones en la fiesta del Santo, de asistencia obligatoria, nunca se juntaban.
Sobre la discrepancia de los estudiosos, comenta que “Porter interpretaba las figuras a la izquierda como ciudadanos y los de la derecha como peregrinos; Mâle veía a ambos grupos como peregrinos que por un lado iban a Roma y por otro volvían (como hemos hecho nosotros) y finalmente Laurini y De Francovich (que aquí han metido baza gente ilustre) interpretaban los dos grupos simbólicamente con “El peregrinaje de la vida”, suponiendo que el grupo a la izquierda representaba una familia rica y el de la derecha, la familia pobre. Esta última tesis es sostenida por estudiosos como Tassi y Stocchi”.
La investigadora busca en la abundante iconografía mensaria de la zona, la vestimenta que pueda dar pistas sobre esos personajes. No olvida resaltar que el pater familiae de la derecha lleva un pie calzado y el otro no, lo que permite toda clase de deducciones.¿Es medio rico, está indicando la estación del año en que peregrina, algo que ver con el monosandalismo? La fiesta de San Donnino es el 9 de Octubre: hay que vestir de entretiempo.
Ciudadanos


           
Campesinos


Teniendo en cuenta que había normas muy rígidas con lo que estaba permitido vestir sólo según la también rígida posición social, sugiere que “la apariencia de estas dos familias no expresa la diversidad entre la riqueza y la pobreza sino que representa más bien la diferencia de la posición social: el de la derecha (los pobres) provendrían del campo y los de la izquierda (ricos) de posición más elevada, por tanto, de la ciudad”".. Cuenta que en documentos más tardíos pero que son extrapolables a costumbres anteriores, era obligatorio ir a la iglesia en las fiestas del santo y desfilar en las correspondientes cofradías a las que se adscribían los campesinos. Algunos interpretan ese desfile como una muestra del sometimiento de los labriegos a los habitantes de la ciudad. Y las muestras de poder y riqueza de unos no les permitía la confraternización con los otros. (No digamos si eso desencadenaba la envidia y el maloccio). En Venecia están documentadas estas procesiones de diferentes clases sociales.
No es imposible, por tanto, -concluye Kojima- que las imágenes de las dos familias representen simbólicamente la fiesta del santo patrono y de las  oblaciones de ciudadanos y campesinos, destinadas a la construcción y manutención del Duomo”. Propone comparar una bella escultura de Antelami en el battisterio de Parma que representa al Otoño-invierno y que también luce un solo pie calzado, con nuestro personaje, precisamente en la fiesta del santo en Octubre. Apoya aún más su propuesta, en que en dicho battisterio parmesano, el personaje que representa el mes de Setiembre tiene  los pies desnudos y el de Octubre, calzado. Será como hemos dicho en broma, el calzado de entretiempo.
Milagro de San Donnino salvando a una embarazada en el hundimiento de un puente durante una procesión en su honor

Sigamos el muro: sigue la celosía extraña que entendemos tenga carácter apotropaico, en la que enredarse los diablos y aojadores. Sobre ésta, un gran relieve relata un conocido milagro de San Donnino, con catorce personajes tallados. Se trata de una procesión desarrollada sobre un puente de madera, que a su peso y paso se derrumba, con varios muertos, pero el santo salva a una dama embarazada ante el asombro de los asistentes. La ficha del Museo nos aclara la inscripción: + sic. Sanctis. EXEQVIIS. CELEBRATIS. MVLIERGRAVIDA. ARVINA. PONTIS. LIBERARVR. (= así, al celebrar las funciones sagradas, la mujer embarazada se salva del colapso del puente) Sobre esto, un nuevo relieve floral idéntico al pendant. 
Elias arrebatado al cielo dejando el manto a su discípulo Eliseo

Y encima dos elementos que pudiera relacionarse con los juicios en la adjunta puerta central: la ascensión de Elias al cielo en un carro de fuego enviado por Dios  (interesante contraposto al cercano y pagano Alejandro subiendo al cielo en un artilugio humano) mientras al pie su discípulo Eliseo parece imitar un leve vuelo, aunque realmente está esperando recibir el manto del profeta que se desliza sobre su espalda. Cada uno identificado y rematada la escena con los cinco arquillos como se ha hecho en el pendant con la Adoración de los Magos.
Enoch en el Paraíso esperando la Segunda Parusía en magnífica foto de Renzo Dionigi

Y en este muro, excepcionalmente, se ha insertado aún más arriba, el otro personaje que marca el inicio del Juicio Final, alusión inevitable a las ceremonias en la puerta del templo. Se trata de Enoch, como indica la inscripción. Utilizaremos la foto de Renzo Dionigi porque la nuestra es muy mala. Dice la ficha: “El séptimo patriarca antediluviano, el abuelo de Noé, "vivió en los 365 años, y caminó con Dios, entonces ya no fue visto, porque Dios lo tomó" (GN 5, 21-23). Este versículo dio origen a la tradición de que sería arrebatado en el cielo, como dice el Sirach: "Enoc satisfizo al Señor y fue abducido, un ejemplo instructivo para todas las generaciones", dice de él (Sir 44, 16). Así que también se encuentra en el N.T:  "por la fe Enoc fue llevado, para no ver la muerte; Y ya no lo encontró, porque Dios se lo había llevado. Antes de ser transportado, recibió el testimonio de haber sido agradable a Dios” (Hebreos 11,5).
Nosotros sabemos que con Elías será uno de los que estarán presentes en la Segunda Parusía, y su importancia en cualquier iconografía al respecto, nos lo recuerda el hecho de que eran dos de las monumentales esculturas que enmarcaban el Pórtico de la Gloria en Santiago. Y sigue la ficha:
“El personaje es axial en un faldistorio en medio de un jardín (el paraíso) representado por dos árboles cargados de fruta. Está vestido con una túnica y una capa más corta con los bordes trabajados, y lleva un sombrero truncado en la cabeza. Bendice con la derecha y en la izquierda sostiene un objeto que parece una fruta. Tiene dos asistentes en los flancos; El de la derecha sostiene un recipiente cilíndrico, mientras que el izquierdo trepa sobre un árbol con la intención de cosechar la fruta. El panel se enmarca en tres lados por un motivo griego (greca), tallado en los paneles adyacentes, dentro de los cuales-sobre el panel-se graba en mayúsculas la inscripción: Enoc".
Portada a la derecha de Fidenza, con animales conocidos rematados en grifos

Veamos brevemente la puerta derecha, que es la más sencilla. La arquivolta exterior, de manera mejor trabajada que su pendant, muestra animales encerrados en círculos, con la misma particularidad de la otra: se repiten prácticamente a ambos lados de la rosca de manera simétrica, destacando en esta puerta un mono que cabalga a un caballo y un burro, animales nada mitológicos, destacando la clave  con grifos simétricos y frutos, lo que transmite una idea apotropaica como la otra puerta. Lo tradicional es verlos como figuras de los vicios humanos. El empeño del espectador, que actúa como posible aojador, en identificar los diferentes animales desactiva su mirada dañina hacia la belleza del conjunto. Señalemos el tímpano con un arcángel Miguel (en pose similar al capitel interno de los ángeles caídos) humillando al dragón y en el dintel la Dextera Dei bendiciendo a quienes pasen por la puerta. Para incrementar el sentido judicial de la portada, podemos ver que están representados los arcángeles que aparecerán en el Juicio Final.
Tímpano con San Miguel y Dextera en la portada sur



Antelami ha colocado en el muro interno de la amplia cubierta de la portada, dos bellas figuras: una ya la hemos citado, que presenta a Hércules Fortis, al parecer  alusivo al gobernador romano que hizo construir el primer templo,  como hemos explicado en la entrada anterior; la otra, pendant de ésta, presenta a un gran grifo que apresa a un ciervo. Pensamos que puedan tener, como la figura de Alejandro, un carácter imperial, de poderío y fuerza, lo que pretendía mostrar el emperador Barbarroja.


Más arriba, la figura enmarcada entre columnas y arco de un obispo bendiciendo sentado en su sede, ha hecho especular que se trate del arcipreste de la Catedral. Dice la ficha: Tradicionalmente en la figura se ha reconocido al arcipreste de la iglesia de S. Donnino, pero el manto reservado desde la edad media a los arzobispos y primados metropolitanos, hace dudar de esta interpretación.
Arcipreste que bendice en San Donnino


Y de la misma manera que el portal norte lucía en la cumbre la figura del hombre con la mano escondida, Pallavicino, quizás la figura de un noble popular, aquí encontramos al pobre de solemnidad tan querido por el pueblo, el pobre Raimundo, (RAIMUNDUS VILIS) que dedicó toda su vida a ayudar y servir a los peregrinos, por lo que aparece con un gran tonel –su mochila- ya que era un profesional de la peregrinación al haberla realizado a los tres destinos cristianos: Santiago, Roma y Jerusalen. Por ello le apodaban “el palmero”. Era de Piacenza. Fundó un hospital y a su muerte fue enterrado en un convento cercano donde se conserva separada su cabeza del tronco, seguramente en imitación de San Donnino para seguir su santo ejemplo.
El pobre Ramón ayudando al peregrino



Llegados aquí, en vez de volver a la puerta central, que es donde terminaremos el recorrido, merece la pena dirigirse a la torre del Trabucco, inmediata a esta puerta, en la que, además del relieve de Alejandro que ya hemos estudiado, tiene dos grandes relieves, frisos interesantísimos que veremos enseguida.

El sentido que le damos a primera vista es el de la instantánea de la peregrinación a Roma que se mostrara a los romeros para advertirles de los peligros y amenazas del camino. Ese mismo sentido creemos encontrar en un capitel en Frómista, bien temprano, donde aparece un hombre cabalgando y luego asaltado y golpeado en el bosque.



Capitel de Frómista con ataque a un posible peregrino


En principio, los personajes del relieve que da a la puerta principal caminan hacia la izquierda; pudiera retornar del viaje a Roma, mientras los del lateral sur lo hacen hacia la derecha. El primero está delimitado por dos grandes bustos leoninos, el de la derecha ha capturado un hombre. Delimitados ambos relieves por una greca por la parte superior, en el extremo derecho aparece un adorno laberíntico.
Cenefa esculpida en la torre del Trabucco en la fachada a la plaza de la catedral, con la historia de Berta y Milón

Sin embargo, modernas investigaciones han propuesta relacionar estas imágenes con historias conocidas por los peregrinos y usuarios del templo.
Cuenta la ficha de la Catedral –y luego lo veremos en los trabajos de los especialistas- que este relieve debe leerse de derecha a izquierda y cuenta la historia de Berta y Milón. “El primer león se refiere al coraje del primer personaje: Pipino el Breve, que salva con sus manos a dos lombardos del ataque del león. Después, mientras Carlomagno va de caza, Milón, hijo del noble Bernard de Clermont, seduce a Berta, hermanastra del emperador. ( En efecto, ese gesto de la mano en la faltriquera indica contacto sexual, con el gesto de sorpresa de la dama ). Seguido, Milón lucha con un bandido en un bosque de la Provenza cuando quiere secuestrar a Berta. Luego Milón leñador, seguido por su hijo Roldán –que luego será figura mítica con Carlomagno- entra en el bosque para cortar la madera con que mantener a la familia. La siguiente viñeta muestra a un león que muerde a un vigoroso caballo, alegoría de Roldán, que, aún joven, es tan fuerte como para matar un caballo. Finalmente, el león de la izquierda representa la creencia medieval de que el leoncillo nacía muerto y recibía la vida del aliento de su padre.”
Esta historia un tanto inverosímil, seguramente producía asombro y maravilla en los espectadores medievales, igual que a la mayoría de los visitantes actuales: si non e vero…Tanto da.
Relieve completando el anterior en el lado sur de la torre del Trabucco con la historia de Carlomagno

Por lo que respecta al costado meridional de la torre con la cabeza de un León en el extremo oriental, representa en seis imágenes la procesión de Carlomagno que vuelve a Francia, después de haber liberado Roma de los Sarracenos. Encabeza el viaje Roldán montando el caballo regalado por Carlomagno,  seguido por varios sirvientes, (¿alguna mujer? ¿monjes? ) a pie empuñando el bordón, detrás un caballero de la corte lleva un morral al hombro y de la brida un caballo sobre el que cabalga el guepardo que identifica la propiedad del emperador Carlomagno, caballeros y criados a caballo y a pie con útiles de viaje y cierra la marcha el propio emperador con el cetro en su mano.
Veamos algún apoyo literario de estas versiones:
Pier Paolo Mendogni, escribe “Roldán y Carlomagno en el Duomo de Fidenza”: “El heroico conde palatino inmolado en Roncesvalles para salvar el ejército de Carlomagno de los ataques de los musulmanes y de la población vasca (sic) es homenajeado en la escultura que adorna la fachada del Duomo de Fidenza…El autor menciona diversos estudios citando a Chiara Frugoni con sus conclusiones.
Puesto claramente en la escultura de la fachada la insistente vinculación de Carlomagno con San Donnino, cuenta otra leyenda según la cual en 774 a su regreso de Roma, el emperador vio cómo su caballo se quedaba parado de pronto sobre un terreno en el que apareció el cuerpo del santo mártir, tras el consiguiente aviso de un ángel mientras dormía.
Más tarde la protección compartida de San Donnino, San Jorge y San Mauricio, de gran devoción francesa, permitió al emperador ganar una complicada batalla. De la “invención” del cuerpo de San Donnino hay varias versiones.
Detalle del friso de la fachada con la historia de Bertha, ,Milón y Carlomagno

Aclara el estudioso que Roldán era hijo incestuoso del emperador y su hermanastra Berta, y para salvar el honor del primero, se fabricó esta otra historia de que fuera hijo de Berta y Milón, hijo de un caballero del rey. Cuando la joven se percata de estar encinta (del emperador) los dos (Berta y Milón) se fugan de Paris y se dirigen a Italia, pero en Provenza son asaltados por los bandidos, que son puestos en fuga por el valeroso Milón. Llegados a Imola, Berta alumbra a Roldán. “En el bajorrelieve, que se lee de derecha a izquierda se ve a Pipino el Breve (que realmente era “el corto”: 1,37 m), padre de Carlomagno y Berta, quien afronta un león con su espada, la escena de seducción mientras Carlomagno va de caza con arco y flecha, la lucha de Milón con un bandido y finalmente, Milón armado de espada y su hijastro Roldan, que van a cazar grandes animales.  En Sutri, tras el viaje, Berta y Milón son descubiertos y perdonados por el Emperador y matrimoniados regularmente, mientras el tío abraza al sobrino (esto no coincide con las otras versiones, que hablan de lucha); así cuando el ejército parte hacia Francia, Roldan va a caballo a la cabeza del cortejo, como se ve en el otro relieve de la torre. Los dos grupos familiares que se encuentran tras David y Ezequiel, esculpidos por Antelami, e interpretado primero como peregrinos pobres y peregrinos ricos, después como representantes de campesinos y de ciudadanos, vienen ahora a ser vistos como la familia de Berta, Milon y Roldán, primero como pobres y después del matrimonio cuando recuperan su posición social"
 Interesantes los distintos puntos de vista de los bellos relieves. 
Una magnífica foto de Jacqueline Poggi del conjunto que estudiamos (flickr)

Nos queda sólo la puerta principal; intentaremos rematarla en breve.